1

¿Volverá Cuba a ingresar en el FMI?

SANIBEL – El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos desbloquea nuevas perspectivas para la economía de la isla. Algunas medidas, incluida la revocación del embargo comercial por parte de los Estados Unidos, están prohibidas por la Ley Helms-Burton, aprobada por el Congreso de ese país en 1996, pero la renovación de la adhesión de Cuba al Fondo Monetario Internacional es una posibilidad real.

Cuba fue uno de los cuarenta miembros originales del FMI. Participó en gran parte de la planificación preliminar para la conferencia de Bretton Woods de 1944 y tuvo una delegación en ella. En fecha tan temprana como 1941, Cuba colaboró con otros países latinoamericanos en un intento fracasado de establecer un papel monetario para la plata, junto con el oro. Más adelante, contribuyó a aumentar los derechos de voto  para Estados pequeños y un estatuto especial para los países latinoamericanos en el Directorio Ejecutivo del FMI.

Después de que Cuba se adhiriera al FMI (y al Banco Mundial) en 1946, desempeñó un papel positivo en el Fondo durante los doce años siguientes. En 1954, fue el décimo país que aceptó las obligaciones plenas del artículo VIII del Fondo, por el que se abstendría de recurrir a restricciones de divisas en el comercio internacional. En 1956, obtuvo un préstamo habitual del Fondo y lo saldó en el año siguiente. Y después comenzaron los problemas.

En 1958, el gobierno del Presidente Fulgencio Bautista solicitó un préstamo pequeño al FMI: 12.500 millones de dólares, equivalente al 25 por ciento de la cuota de Cuba. Las condiciones del préstamo obligaban a Cuba a saldarlo al cabo de seis meses; sin embargo, en aquel momento el Gobierno estaba a punto de desplomarse.