18

La economía moral de la deuda

LONDRES – Cada colapso económico viene de la mano de una demanda de condonación de deuda. Los ingresos necesarios para saldar préstamos se han evaporado y los activos presentados como garantía han perdido valor. Los acreedores reclaman lo suyo; los deudores piden ayuda a gritos.

Consideremos Strike Debt, un descendiente del movimiento Occupy, que se autodefine como "un movimiento nacional de opositores a la deuda que lucha por la justicia económica y la libertad democrática". Su sitio web sostiene que, "como consecuencia de los salarios estancados, el desempleo sistémico y los recortes en los servicios públicos", se está obligando a la gente a endeudarse para obtener las necesidades más básicas de la vida, lo que la lleva a "depositar su futuro en manos de los bancos".

Una de las iniciativas de Strike Debt, "Rolling Jubilee" (Jubileo Permanente), financiada a través de donaciones populares en Internet, compra y cancela deuda en un proceso que llama "resistencia colectiva a la deuda". El progreso del grupo ha sido impresionante: lleva recaudados más de 700.000 dólares hasta la fecha y canceló deuda por un valor de casi 18.600 millones de dólares".

La existencia de un mercado de deuda secundario es lo que le permite a Rolling Jubilee comprar deuda a tan bajo costo. Las instituciones financieras que dudan de la capacidad de sus prestatarios para saldar sus deudas venden la deuda a terceros a precios bajísimos, muchas veces de hasta cinco centavos por dólar. Los compradores luego intentan ganar dinero rescatando parte o la totalidad de la deuda de los prestatarios. Sallie Mae, una entidad crediticia que otorga préstamos a estudiantes en Estados Unidos, admitió que vende deuda reempaquetada por hasta 15 centavos por dólar.