pei61_NOEL CELISAFP via Getty Images_chinacoronaviruspolicepropoganda Noel Celis/AFP via Getty Images

La desatinada propaganda de China sobre la pandemia

CLAREMONT, CALIFORNIA – Hace apenas un mes, China estaba al centro de la epidemia del coronavirus COVID-19. Cada día se informaba de miles de nuevas infecciones. Los hospitales estaban colapsados. La población moría de a cientos. Nadie podía salir de sus hogares. Pero el draconiano confinamiento ordenado por el gobierno parece haber funcionado: la enfermedad parece ahora bajo control. Y, aparentemente, las autoridades chinas han pasado por alto sus lecciones más básicas.

Para ver esto, vale la pena revisar cómo manejaron la crisis. Tras enterarse de que un nuevo coronavirus había surgido en Wuhan, en la provincia de Hubei, el primer instinto de las autoridades locales fue, como sabemos, suprimir la información. La policía reprendió a quienes dieron señales de alerta, como el doctor Li Wenliang, que a consecuencia de ello falleció a causa de la enfermedad. (La policía de Wuhan ofreció sus disculpas a la familia recientemente).

Esto debería haber motivado a los líderes chinos a ponderar los costes de la censura y reconsiderar el nombramiento de miembros del partido no cualificados en puestos clave de salud pública. El jefe de la Comisión de Salud Provincial de Hubei, despedido durante la crisis, no tenía formación ni experiencia médica en el sector de la sanidad pública.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/qTETVmDes