2

Redefinir la capacidad para los negocios

DURHAM, CAROLINA DEL NORTE – Una de las partes más interesantes de mi trabajo como decano de una escuela de negocios son las conversaciones francas que suelo tener con líderes de diversas industrias. Hace algunos años vengo oyendo una frase preocupante: los dirigentes empresariales sienten que hoy comparten el tipo de desprestigio público que antes estaba reservado a los políticos.

Es un problema de confianza, o de falta de ella. La encuesta Edelman 2014 sobre confianza en las empresas revela que menos de una de cada cinco personas en el mundo cree que en una situación difícil, los funcionarios públicos y directivos empresariales dirán la verdad.

Esta percepción pública afecta a empresas de todo el mundo. Según la encuesta sobre panorama global de negocios de la Universidad Duke y la revista CFO, casi el 60% de los directores financieros estadounidenses creen que la desconfianza de la gente empeoró el ambiente de negocios. En otras partes del mundo el porcentaje es mayor.

Vista la sucesión constante de incidentes de seguridad, filtraciones de datos y acusaciones de maniobras financieras que involucran a algunos de los bancos más prestigiosos del mundo, no podemos culpar a la gente por pensar así. Hoy más que nunca, necesitamos líderes capaces de recuperar la confianza pública, lo cual implica redefinir el tipo de competencia que se espera de un directivo empresarial.