Contención, no apaciguamiento

Estados Unidos y el mundo centran su atención en estos días en si el gobierno de Bush adoptará las recomendaciones del Grupo de Estudio sobre Irak para llevar a cabo una estrategia de salida de este país. Esa es la pregunta más inmediata y urgente, pero los gobernantes estadounidenses también deberían pensar con la mente puesta en el futuro. Estados Unidos necesita una estrategia post-ocupación para Irak y el Oriente Próximo que se base en una estrategia de seguridad nacional viable para el siglo veintiuno. Esa estrategia es la contención.

En los preparativos para la invasión de Irak, la administración Bush rechazó la contención como una rémora obsoleta de la Guerra Fría. Los inspectores de armas fueron retirados del país, y Estados Unidos optó por una guerra preventiva. Se presentó a Bush como alguien que había derrocado a un nuevo Hitler tan resuelto como Churchill, y los partidarios de la contención fueron acusados de contemporización. Sin embargo, hoy sabemos que el régimen de contención sí funcionó. El Irak de Saddam Hussein no estaba en condiciones de representar una amenaza para nadie, y mucho menos para los Estados Unidos.

Esta no es la primera vez que la contención -estrategia ideada por George Kennan, director del Equipo de Planeamiento de Políticas del Departamento de Estado de EE.UU. durante el gobierno del Presidente Harry Truman, en respuesta a la amenaza soviética tras la Segunda Guerra Mundial- es rechazada como "apaciguamiento".

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/8TwEBQ3/es;