Política constitucional

Un cínico podría tener la tentación de decir que cuando a los políticos se les acaban las ideas, se poner a hacer o a modificar una constitución. Pongamos por caso la Unión Europea. Su último gran proyecto fue el mercado único como lo concibiera Jacques Delors, el entonces Presidente de la Comisión Europea. Ese proyecto aún no se ha completado, pero las piezas faltantes son la continuación de un proceso, no una nueva idea.

Desde entonces, la UE ha intentado un poco de esto y un poco de aquéllo: algo de política económica común en torno a la introducción del Euro, algo de política exterior común en torno a la guerra de Irak. Nada de esto ha tenido mucho éxito. De hecho, ninguna de estas causas tiene un impulsor de la estatura de Delors.

De modo que la UE se volcó a la tarea de hacer una constitución. Creó una Convención, que produjo un borrador de tratado, y pronto una Conferencia Intergubernamental intentará llevar el proyecto a su término.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/SjuJDFq/es;