Los enredos de la inflación china

PEKÍN – Aún cuando las crisis de la deuda en Europa y los Estados Unidos están más que presentes y la recuperación económica mundial flaquea, la inflación está retornando a la escena mundial. De hecho, las economías de los mercados emergentes se preparan para un período de inflación intensa, junto con las graves consecuencias políticas que eso traerá consigo.

El índice chino general de precios al consumidor (IPC) saltó al 6,4% anualizado en junio, su nivel máximo desde julio de 2008. Contra el telón de fondo de una débil recuperación global, las preocupaciones han aumentado considerablemente respecto de una brusca caída de la economía china, causada por los ajustes monetarios dirigidos a controlar la inflación.

En China, los precios de los alimentos explican aproximadamente un tercio de la canasta del IPC, en la que el precio del cerdo tiene una ponderación importante. Como resultado, al IPC se lo llama en broma el «índice porcino de China». En junio, los precios del cerdo aumentaron un 57% interanual, lo que contribuyó con aproximadamente dos puntos porcentuales a la tasa de inflación general. Desafortunadamente, la política macroeconómica no puede hacer demasiado respecto del «ciclo del cerdo», y habitualmente no debería responder a él.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/nhqj83o/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.