7

Las sigilosas guerras de China

NUEVA DELHI – China esta subvirtiendo el status quo en los mares del Sur y del Este de China, en su frontera con la India e incluso en relación con las corrientes de agua transfronterizas... y todo ello sin disparar un solo tiro. Así como en el decenio de 1950 arrebató territorio a este lado del Himalaya lanzando invasiones furtivas, China está lanzando guerras sigilosas contra sus vecinos asiáticos que amenazan con desestabilizar toda la región. Cuanto más poder económico ha amasado China, mayor ha llegado a ser su ambición por alterar el status quo territorial.

A lo largo de todo el ascenso de China de la pobreza a una relativa prosperidad y poder económico mundial, los fundamentos de su doctrina política y estratégica han permanecido en gran medida inalterables. Desde la época de Mao Zedong, China ha seguido el consejo del estratega militar de la dinastía Zhou, Sun Tzu: “Someter al enemigo sin batallas”, explotando sus debilidades y disimulando la ofensa como una defensa. Como dijo Sun en su famosa máxima: “En la guerra todo está basado en el engaño”.

Durante más de dos decenios después de que Deng Xiaoping consolidara su poder sobre el Partido Comunista chino, China aplicó una política de “buen vecino” en sus relaciones con otros países asiáticos, lo que le permitió centrarse en el desarrollo económico. Al acumular China influencia estratégica y económica, sus vecinos se beneficiaron del rápido crecimiento de su PIB, que espoleó sus propias economías, pero, en determinado momento del último decenio, los dirigentes de China llegaron, evidentemente, a la conclusión de que había llegado por fin el momento de su país; desde entonces, su “ascenso pacífico” había dado paso a una actitud más enérgica.

Una de las primeras señales de ese cambio fue el resurgimiento en 2006 de su reivindicación, durante mucho tiempo latente, de territorio indio en Arunachal Pradesh. Intentando ampliar sus “intereses fundamentales”, China no tardó en provocar disputas territoriales con varios de sus vecinos. El año pasado, China presentó oficialmente una reivindicación, de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, de más del 80 por ciento del mar de la China Meridional.