0

Los ciberguerreros de China

NUEVA DELHI – El mundo hoy acepta que proteger nuestra atmósfera, hidrósfera, litósfera y biósfera - los "recursos globales comunes"- es responsabilidad de todos los países. La misma norma se debe aplicar al ciberespacio, que es esencial para nuestra vida cotidiana, el bienestar económico y la seguridad.

En tiempos en que los ciberataques aumentan en todo el mundo, la Secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, declaró con razón que un ataque a las redes informática de una nación "puede ser un ataque a todas las naciones". De hecho, son un recordatorio de que, como parte de los recursos globales, el ciberespacio ya se encuentra amenazado.

El ciberespacio se debe tratar, junto con el espacio exterior, las aguas internacionales y el espacio aéreo, como propiedad común para el bien de todos. Y, al igual que con la piratería en los océanos y el secuestro de aviones, no se puede permitir que el cibercrimen quede impune si hemos de proteger nuestros recursos comunes e intereses colectivos.

Mencionando a China entre un puñado de países que han aumentado la censura a sitios de Internet, Clinton advirtió que "una nueva cortina informativa está descendiendo sobre gran parte del mundo". Su declaración, que alude a la Cortina de Hierro de la Guerra Fría, equivalió a la admisión implícita de que ha dejado de ser válido el supuesto central que ha guiado la política estadounidense hacia China desde los años 90 de que ayudar al ascenso económico chino daría paso a una mayor apertura política en el país.