El fetiche de la construcción de China

NEW HAVEN – Mientras digerimos las implicancias del plan de estímulo de 586 mil millones de dólares de China, no deja de resultar curioso por qué escoge la infraestructura, los edificios y los grandes proyectos cada vez que necesita impulsar el crecimiento. ¿Debe, o puede, lograr el crecimiento de largo plazo sólo añadiendo estructuras físicas? Si llega el momento de hacer una pausa o cambiar de rumbo, ¿se adaptarán a una transformación así las actuales instituciones político-económicas chinas?

Durante un reciente viaje a Brasil, mi taxista se quejó de los baches de las calles y carreteras de Sao Paulo. Respondí: "Pensé que los altos precios del hierro y el petróleo habían generado un auge en Brasil... ¿por qué no ha destinado más recursos a su infraestructura?"

Respondió: “La economía brasileña ha andado bien, pero cada vez que el gobierno tiene dinero extra, el Presidente Lula gusta de dar devoluciones de impuestos y subsidios a la gente, en lugar de usarlo en los caminos. ¿Por qué?”

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/2Y8FDPe/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.