0

China's Challenge to Latin America

La relación entre China y América Latina y el Caribe (ALC) están limitadas por una paradoja. En los últimos años se ha incrementado el comercio bilateral y se percibe una clara intensificación diplomática; pero subsiste, sin embargo, un alto grado de desconocimiento entre ambas regiones y en varios casos crecientes tensiones. Los sectores privado, público y académico en ambas regiones apenas han iniciado proyectos de mayor alcance entre China y ALC. Las instituciones bilaterales por el momento todavía no reflejan el peso y la dinámica socioeconómica bilateral y encuentran serias dificultades para responder a las tensiones bilaterales existentes.

Si analizamos el creciente desempeño socioeconómico bilateral desde mediados de los noventa vemos dos aspectos relevantes que pueden servir para entender mejor esa paradoja :

En primer lugar, recientemente se percibe una creciente actividad económica bilateral. Múltiples empresas chinas –particularmente en sectores de materias primas como soya, carnes, hierro, acero, cobre y petróleo, entre otras- han iniciado actividades en la región, ya sea mediante inversiones directas o mediante compras de productos y/o empresas. En forma menos conocida y a menores niveles, empresas latinoamericanas como Gruma, Modelo, Embraer, Marco Polo y Embraco, entre otras, han logrado insertarse en China exitosamente.

Aún así, para China, ALC es todavía un socio económico y comercial secundario. En 2006 ALC participó con el 3,71% y 4,31% de las exportaciones e importaciones chinas, respectivamente. Pero el comercio bilateral viene creciendo a tasas gigantescas: 24.8% y 24.9% durante 1995-2006. Por eso, China constituye un socio comercial de la mayor relevancia y dinámica para cada uno de los países de la región: China es para prácticamente la totalidad de los países latinoamericanos uno de los principales 10 socios comerciales, en varios ya incluso el segundo, y con tasas de crecimiento muy por encima del comercio total. Incluso en países del Caribe y Centroamérica –varios de los cuales no tienen relaciones diplomáticas con China- el comercio ha fructificado.