A small Chinese boy in China.

La calamitosa política china del hijo único

CLAREMONT, CALIFORNIA – La abolición, tras 35 años, de la política china de hijo único cierra uno de los capítulos más oscuros de la historia del país. A fines de los setenta, el Partido Comunista de China (PCCh), decidido a impulsar el crecimiento económico, pensó que la respuesta estaba en el control de la población. Millones de abortos, esterilizaciones e infanticidios después, las consecuencias están a la vista.

En números, la pérdida de vidas humanas derivada de la política de hijo único fue incluso mayor que la del Gran Salto Adelante de Mao, causante de una hambruna que mató a unos 36 millones de personas entre 1959 y 1961. Y supera también a la de la Revolución Cultural, en la que la violencia política a gran escala puede haber causado no menos de otros diez millones de muertes entre 1966 y 1976.

Respecto de la política de hijo único, datos publicados por el Ministerio de Salud de China en 2013 indican que de 1971 a 2012, solamente en clínicas registradas se realizaron 336 millones de abortos (más que toda la población de Estados Unidos). (Si bien esta política se introdujo alrededor de 1979, ya entonces había en vigor otras políticas de planificación familiar.)

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/79e5Yxp/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.