0

China debe hacer más que mediar

La desesperanza es peligrosa en el ámbito de la diplomacia. Pero las acciones de Corea del Norte están haciendo perder las esperanzas a gran parte de Asia. Sólo China, durante mucho tiempo reluctante a usar sus músculos diplomáticos, tiene hoy el poder de encontrar una solución diplomática al problema nuclear de Corea del Norte. Pero la pregunta que todos se hacen en Tokio, Seúl, Washington y Moscú es si China actuará a tiempo.

La influencia china sobre Corea del Norte es privilegiadamente potente. China está manteniendo con vida a su cada vez más desesperado vecino al proporcionarle la mayor parte de la energía y la ayuda no alimenticia que Corea del Norte recibe desde el exterior. Pero, para evitar que Corea del Norte realice un fait accompli en su carrera nuclear, China debe hacer más que mediar entre esta nación y EEUU, que es el papel que ha jugado hasta ahora. En lugar de ello, ahora debe instar a Corea del Norte a que dé término a sus actividades de desarrollo nuclear y vuelva a la mesa de conversaciones con EEUU, Japón, China, Rusia y Corea del Sur, que abandonó hace algunas semanas.

Los últimos sucesos indican que la amenaza nuclear de Corea del Norte se está volviendo cada día más seria. Hace dos semanas, Corea del Norte declaró que en junio reprocesó con éxito cerca de 8,000 barras de combustible nuclear y ahora posee "capacidad de disuasión nuclear", sugiriendo que el régimen de Kim Jong Il puede estar realmente haciendo bombas atómicas.

No sólo ocurre que Corea del Norte muestra poco interés en participar en otra sesión de la mesa de conversaciones, a la que la administración Bush y otros participantes están convocando, sino que ahora pretende vetar la participación de los japoneses. Kim acusa a Japón de introducir obstáculos y complicaciones innecesarias a la solución de la cuestión nuclear, al poner sobre el tapete el delicado asunto del secuestro de ciudadanos japoneses por parte de Corea del Norte.