7

El secreto del crecimiento de China

SHANGHÁI – Muchas personas son profundamente pesimistas sobre las perspectivas de crecimiento de la economía china, por la acumulación de una deuda enorme, una inversión excesiva, un exceso de capacidad y las llamadas “ciudades fantasmas” desde la crisis financiera mundial de 2008, pero esos problemas no son nuevos. Han afectado de diversas formas a la economía de China desde 1978 y fueron evidentes en otras economías de gran rendimiento –Taiwán, Corea del Sur e incluso el Japón– durante sus períodos de crecimiento rápido.

No obstante, en los 35 años transcurridos desde que Deng Xiaoping inició su programa de “reforma y apertura”, China ha registrado un 9,7 por ciento por término medio de  crecimiento anual. Corea del Sur y Taiwán tardaron sólo 40 años en concluir sus transiciones desde la situación de economías de escaso rendimiento a las de gran rendimiento.

¿Cómo consiguieron esas economías crecer tan rápidamente durante tanto tiempo y superar los graves problemas que afrontaron a lo largo del camino? La respuesta es sencilla: capacidad de resistencia.

El del desarrollo económico es un proceso intrincado, lleno de problemas y riesgos, éxitos y fracasos, crisis exteriores e inestabilidad interior, y los efectos perjudiciales –como, por ejemplo, un aumento de la relación entre la deuda y el PIB y el exceso de capacidad– son inevitables.