patten113_MARK RALSTONAFP via Getty Images_liwenliang Mark Ralston/AFP via Getty Images

Verdad y consecuencias virales

LONDRES – De todos los desafíos que la humanidad ha enfrentado a lo largo de milenios, las enfermedades siempre han sido un enemigo especialmente brutal y hábil.

El impacto de las enfermedades moldeó la historia. Los aborígenes americanos fueron diezmados por enfermedades que llevaron los conquistadores españoles a México y Sudamérica; el «fornido Cortés» del poema de John Keats vino acompañado por enfermedades mortales como la viruela, el sarampión, la gripe y el tifus. A diferencia de los euroasiáticos, las poblaciones nativas del nuevo mundo no habían pasado varios miles de años evolucionando junto con animales y sus enfermedades. La consecuencia fue que las poblaciones indígenas americanas se redujeron aproximadamente el 90 % en los siglos XVI y XVII.

En Europa, por otra parte, la lucha contra las enfermedades fue un elemento formativo en el crecimiento de la autoridad política y el gobierno estatal a fines de la Edad Media y principios del Renacimiento. Plagas mortales como la peste negra llevaron a las autoridades de las ciudades estado del norte de Italia y otras partes a combatirlas con la higiene pública y cuarentenas. La Inglaterra de Enrique VIII y otros estados europeos dispusieron hospitales de aislamiento. Más tarde, Estados Unidos creó servicios de salud pública, en parte, para combatir la fiebre amarilla y otras epidemias.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/QFnndcZes