0

China como superpotencia

YALTA – Dado su rápido y logrado desarrollo, no cabe duda de que la República Popular China llegará a ser una de las potencias mundiales predominantes del siglo XXI. De hecho, pese a los enormes problemas que afronta el país, podría incluso llegar a ser la potencia mundial.

Pero sería un error dar por sentado que el resurgimiento de las llamadas “potencias XXL”, como China y la India, constituirá simplemente la continuación de las tradiciones occidentales. Tendremos que tratar con un tipo diferente de superpotencia.

Desde que las potencias europeas se hicieron a la mar al final del siglo XV para conquistar el mundo, la historiografía y la política internacional se han habituado a cierto modelo: el poder militar, económico y tecnológico se plasma en el ejercicio de influencia en otros países, la conquista e incluso el dominio y el imperio mundiales.

Así fue en particular en el siglo XX, cuando, a raíz de las dos guerras mundiales, los Estados Unidos y la Unión Soviética substituyeron a las potencias mundiales europeas en el escenario mundial. La Guerra Fría y el período del predominio mundial de los EE.UU. después de 1989-1990 siguió también ese modelo.