Celebración del modelo alemán

PRINCETON – Si alguien deseaba una prueba de que no estamos en el mundo político y mental de la Gran Depresión de entreguerras, el resultado de las elecciones alemanas y su consecuencia –un gobierno estable de centro derecha– deben ser decisivos. En la Alemania de entreguerras, la depresión destruyó la democracia alemana y propició el ascenso al poder de Hitler y los nacionalsocialistas; en la Alemania de hoy, la crisis económica más grave desde la segunda guerra mundial ha propiciado la reelección de Frau Merkel.

La opinión habitual afirma que en épocas de dificultades económicas los votantes castigan los partidos y los políticos gobernantes. A lo largo de toda la campaña en ningún momento ha cabido la menor duda sobre la posición o la popularidad de la canciller Angela Merkel.

La depresión de entreguerras propició la desintegración de los valores políticos y económicos liberales. En la Alemania de 2009 no sólo no ha habido un vuelco en pro del extremismo político de derecha, sino también señal alguna de apoyo a la derecha radical. En las elecciones a los parlamentos regionales, los pequeños partidos radicales de derecha (que nunca han sido una característica de la política nacional) han desaparecido, sencillamente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/dSsnPvX/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.