El duelo al sol del capitalismo

La shadenfreude de Europa debida al caso Enron se ha acabado. Lo han logrado los escándalos de Vivendi, el año pasado, y Parmalat, este año. Europa, como los Estados Unidos -como todo el mundo capitalista, de hecho- debe adoptar ahora una actitud más dura al exigir el procesamiento y el castigo de los jefes que saquean sus empresas.

Los fiscales americanos en el caso Enron han logrado grandes avances últimamente, pues algunos importantes granujas, como Andrew Fastow, se han ofrecido a declararse culpables y a presentar testimonio contra sus antiguos colegas. El Sr. Fastow irá a la cárcel por diez años; aquellos contra los que presente testimonio afrontarán sentencias aún más largas.

Los fiscales italianos parecen absolutamente dispuestos a hacer pagar un precio similar a los que saquearon Parmalat, pero esos casos transcienden el ámbito de las empresas robadas y los accionistas traicionados. Lo que está en juego es nada menos que la impresión de imparcialidad del mercado y el apoyo político en todas partes a las políticas orientadas al mercado.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/r6sjjXo/es;