El peor de los casos después de una guerra en Irak

Al prepararse para atacar Irak y derribar el régimen de Saddam Hussein, la administración Bush se basa en dos argumentos críticos. Primero, el presidente Bush y sus asesores principales insisten en que la próxima guerra en Irak es una extensión de la campaña militar contra el terrorismo. Le evitaría a los Estados Unidos, en palabras del subsecretario de defensa Paul Wolfowitz, "el peligro de que las armas iraquíes de destrucción masiva caigan en manos de terroristas".

Segundo, el presidente Bush y su equipo han prometido llevar la democracia a Irak, lo que, se espera, impulsará la creación de democracias en toda la región. Afirman que dentro de poco, un amanecer pacífico y democrático llegará también a otros Estados autoritarios árabes. Al tansformar el paisaje político del Medio Oriente, los funcionarios estadounidenses esperan atacar las raíces del extremismo islámico.

A los señores Bush, Rumsfeld, Cheney y Wolfowitz les gusta presentarse como realistas, pero, ¿qué tan realista es ese pensamiento? ¿Está basado en una apreciación sobria de las complejas realidades de Irak y de la región? ¿O acaso está impulsado por la ideología y lo que se quiere creer? ¿ Ayudará la guerra en Irak a los EU en su lucha contra los terroristas, o hará más vulnerables a los estadounidenses?

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/qHITkiT/es;