0

¿Podrá China rescatar a Europa?

CLAREMONT (CALIFORNIA) – La crisis de la deuda en Europa ha dejado de ser un asunto europeo. Combinada con los temores de una nueva caída de los Estados Unidos en la recesión, la crisis europea de la deuda está arrastrando a la economía mundial a otro ciclo de pánico financiero y recesión económica.

Las economías con mercados en ascenso en general y los llamado países BRIC (el Brasil, Rusia, la India y China) en particular pueden sentirse afortunados de haberse librado de esa vorágine financiera, que contemplan desde la barrera, pero deberían reflexionar al respecto. Con unos mercados financieros mundiales y unas redes comerciales estrechamente integrados, las crisis financieras y las contracciones económicas en las economías desarrolladas, que aún representan casi el 60 por ciento del PIB del mundo, inevitablemente socavarán las prosperidad de los países con mercados en ascenso.

Así, pues, algunos han pedido a los más importantes países en ascenso que den un paso adelante y recurran a sus enormes reservas de divisas para comprar la deuda de países asolados por la crisis, como, por ejemplo, Grecia, Italia y España. En particular, se ve a China, con sus 3,2 billones de dólares de reservas de divisas, como un posible caballero blanco que podría acudir al rescate de las naciones europeas azotadas por la deuda.

China ha jugado con esas esperanzas y se ha mostrado a un tiempo timorata y exigente. Sin comprometerse a prestar asistencia substancial alguna, el Gobierno chino ha pedido públicamente que la Unión Europea conceda a su país la codiciada condición de “economía de mercado”, si quiere que afloje el bolsillo. Esa condición tiene importancia, porque, si la consigue, resultará mas difícil que se considere a las empresas chinas culpables de inundar los mercados extranjeros mediante una competencia desleal.