0

¿Hay algo que pueda moderar la caída del dólar?

“La negación de la situación del dólar", el estado de ceguera voluntaria en el que los banqueros y las autoridades de los bancos centrales dicen no preocuparse por la caída de la moneda estadounidense, parece estar llegando a su fin. Ahora hasta Jean Claude Trichet, Presidente del Banco Central Europeo, se ha unido a la ola de inquietud.

Cuando se lanzó el euro, el tipo de cambio entre el dólar estadounidense y el euro ($:€) era de US$1,16/€1. A ese precio, el dólar estaba subvaluado en cerca de un 10% con respecto a su paridad de poder de compra (PPP). Inicialmente, el precio del dólar se elevó, pero desde 2002 ha descendido constantemente la mayor parte del tiempo. Cada día parece traer consigo un nivel más bajo con respecto al euro.

Frente a la constante caída del dólar, las autoridades parecen haber quedado paralizadas. Son muchas las razones de esta inacción, pero es difícil evitar la impresión de que se relacionan con el estado actual de las teorías académicas acerca de los tipos de cambios.

En pocas palabras, los economistas creen que no se debe hacer nada, o bien que nada se puede hacer. Sus así llamados "modelos de expectativas racionales" predicen que los tipos de cambio no se deberían apartar de la paridad de modo duradero. Con el convencimiento de haber encontrado cómo modelar la manera en que piensan los operadores de divisas, no ven necesidad alguna de intervenir porque, excepto en el caso de desviaciones temporales, los mercados siempre terminan dando con los valores correctos de las monedas.