La fallida revolución de los derechos humanos en Gran Bretaña

LONDRES - El programa de austeridad impulsado por la nueva coalición de gobierno inglesa ha acaparado todos los titulares, pero el gabinete de David Cameron está rompiendo con su predecesor laborista en otra área clave: los derechos humanos. De hecho, el experimento de derechos humanos que el gobierno laborista de Tony Blair realizó en Gran Bretaña ha fracasado.

Criticada por algunos por su incapacidad de prevenir medidas antiterroristas "iliberales", la Ley de Derechos Humanos recibe críticas por otros tantos por entorpecer la política antiterrorista. De hecho, muchos se mofan de la noción misma de los derechos humanos, a la que ven como conducente a concesiones "locas" que favorecen a criminales y terroristas. En general, la reacción de la prensa y la opinión pública es de desilusión y/o cinismo.

Gran Bretaña es conocida por no tener una constitución escrita o, hasta tiempos recientes, nada que se pareciera a una Carta de Derechos moderna. En lugar de ello, tenemos la Carta Magna y el cricket. El concepto de derechos humanos universales es literalmente foráneo: está consagrado en los amplios principios de la Convención Europea sobre Derechos Humanos, cuya corte tiene su sede en Estrasburgo. Hasta hace poco, todo aquél que deseara plantear un caso de derechos humanos contra el gobierno británico tenía que ir a Francia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/Hg4ppBD/es;