brexit uk polling station NIKLAS HALLE'N/AFP/Getty Images

El riesgo del referendo

OXFORD – Ahora que la primera ministra británica, Theresa May, ha pospuesto, frente a cierta derrota, la votación del Parlamento sobre el acuerdo que cerró con la Unión Europea el mes pasado sobre la salida del Reino Unido del bloque, el argumento a favor de una “votación popular” –un segundo referendo sobre el Brexit- está ganando terreno. Ahora bien, ¿un referendo es realmente el mecanismo correcto para resolver cuestiones políticas que los representantes electos del pueblo no pueden resolver o no van a resolver?

Los referendos le dan a la gente una voz. Ése es su atractivo en una era en la que la gente está enojada e insatisfecha con el establishment político. Pero, sin reglas, un referendo es poco más que una invitación a un bramido de furia colectivo. Esto se debe distinguir de una decisión de políticas a nivel nacional, que implica un análisis cuidadoso de los intereses de todos. Ésa no es –y no puede ser- tarea de los ciudadanos.

En algunas cuestiones, lo que es bueno para una persona tal vez sea muy malo para los demás, y lo que es malo para otros puede terminar siendo aún peor para el individuo. La mayoría de la gente no tiene el tiempo, el interés, el conocimiento, el acceso o el deseo de entender con profundidad estas consideraciones sobre diferentes cuestiones. Sin embargo, es exactamente lo que se necesita para tomar decisiones en nombre de toda una comunidad.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/M4BNqTYes