varoufakis63_Rosemary CalvertGetty Images_eubrexiteuropoundflag Rosemary Calvert/Getty Images

La racionalidad sigilosa del Brexit

ATENAS – En momentos históricos cruciales, las rupturas políticas racionales suelen producirse por motivos equivocados. El Brexit del primer ministro británico, Boris Johnson, puede ser un buen ejemplo.

Cuando el presidente norteamericano Richard Nixon se deshizo del sistema de Bretton Woods en agosto de 1971, sus razones tenían poca visión de futuro. Abrumado por las presiones internas para imponer controles de precios efectivos y aplacar a sus seguidores de la clase trabajadora, Nixon dejó de ver el panorama más amplio. Aun así, siguió un instinto sólido: las fuerzas históricas habían actuado en contra de la sustentabilidad de ese sistema monetario global remarcable de posguerra. Una vez que Estados Unidos pasó de ser un acreedor global neto a convertirse en una economía deudora con un déficit sostenido con el resto del mundo capitalista, Bretton Woods fue condenado a la desaparición, porque la Reserva Federal ya no podía garantizar un tipo de cambio fijo con el marco alemán, el yen, el franco y demás.

Sin duda, el ingreso y los estándares de vida del trabajador norteamericano promedio nunca se han recuperado del llamado Nixon Shock, y la financiarización del capitalismo resultante ha sido en detrimento de la humanidad. Pero eso no le quita nada a la racionalidad más profunda de la decisión de Nixon.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/CZFbwf7es