0

Brasil se levanta

En estos días, la mayor historia no contada del desarrollo internacional debe ser el despegue económico de Brasil. Hace dos años se daba por muerta la economía brasileña, y muchos suponían que la elección del candidato del Partido de los Trabajadores, Luiz Inácio "Lula" da Silva, marcaría el inicio del colapso económico.

En lugar de ello, Lula ha gobernado con una notable prudencia y Brasil se encamina a un rápido crecimiento. Pero hay en juego algo más fundamental: Brasil puede estar finalmente superando algunos de los mayores obstáculos a su desarrollo económico, obstáculos que mantuvieron al país en el atraso durante décadas. Si es así, esto marcaría no sólo el ascenso económico de Brasil sino la recuperación de otras partes de América del Sur.

En enero de 2002, los derechistas estadounidenses estaban aterrorizados por la idea de una revolución de izquierdas en Brasil. Los inversionistas extranjeros se encontraban en pánico por la perspectiva de que Brasil incumpliera el pago de su deuda externa.

El FMI fue la excepción esta vez, ya que hizo un buen trabajo al proporcionar financiamiento provisorio y apoyar políticamente a Lula tras las elecciones. A su vez, Lula adoptó políticas macroeconómicas ortodoxas y dio pasos para mantener bajo control el déficit presupuestario, deteniendo la ola de pánico. Las proyecciones de mercado para el crecimiento de Brasil son cerca del 4% para 2004.