La Madre Tierra para Evo Morales

LA PAZ – "La Madre Tierra no está en venta" dijo con vehemencia el representante boliviano ante la Conferencia de Doha, afirmando que "no hemos venido a hacer negocios con el cambio climático". Este esfuerzo por ejercer cierta superioridad moral sobre los demás países, sin embargo, pierde credibilidad cuando se lo confronta con las políticas que se aplican para preservar el medio ambiente en la misma Bolivia.

El discurso radical en defensa del medio ambiente, que rechaza los instrumentos de mercado para la conservación de bosques y áreas vulnerables, así como los compromisos graduales de reducción de emisiones, se basa en la idea de que la causa de la destrucción ambiental en el mundo es el capitalismo, y no el uso de tecnologías específicas o la debilidad de los mecanismos reguladores.

Junto a esta explicación se aludió además a una razón de apariencia esencial: no mercantilizar la Madre Tierra. Tal alusión simbólica es muy fuerte y tiende a colocar a los otros países en una situación incómoda, sobre todo cuando se recuerda que fue por gestión del Presidente boliviano que las Naciones Unidas cambiaron la nominación del Día de la Tierra a la de Madre Tierra.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ctBW7LN/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.