11

La economía de la violencia

COPENHAGUE – ¿Cuál es la mayor fuente de violencia en nuestro mundo? Dada la presencia permanente en las noticias de conflictos brutales como los de Siria, Ucrania y otros lugares, muchas personas probablemente dirán que es la guerra. Pero por increíble que parezca, se equivocan.

Saber la verdad es importante si queremos hallar soluciones económicamente eficientes para este y otros problemas globales. Obviamente, todos queremos detener las guerras y la violencia, así como queremos poner fin a la pobreza, el hambre y el calentamiento global, y al mismo tiempo ofrecer educación a todos. Pero con recursos limitados, no se puede hacer todo a la vez. Hay que priorizar, y para eso sirve el análisis económico de costos y beneficios.

La comunidad internacional se encuentra abocada a la redacción de nuevos objetivos de desarrollo para los próximos quince años. El Centro de Consenso de Copenhague pidió a algunos de los más destacados economistas del mundo que dijeran qué objetivos elegirían ellos en primer lugar. ¿Destinar recursos a reducir la violencia es mejor que, por ejemplo, destinarlos a reducir el hambre? Y si lo es, ¿a qué formas de violencia hay que apuntar?

Un estudio realizado por James Fearon, de la Universidad de Stanford, y Anke Hoeffler, del Centro para el Estudio de las Economías Africanas de la Universidad de Oxford, sostiene que la violencia social (el homicidio y, especialmente, la violencia contra mujeres y niños) es un problema mucho mayor que las guerras civiles. Por cada muerte en el campo de batalla en una guerra civil mueren nueve personas en episodios de violencia interpersonal, y un niño es asesinado por cada dos combatientes muertos.