0

La gran máquina de empleos verdes

NUEVA YORK – En medio de las presiones de la crisis financiera global, algunos preguntan cómo podemos facilitar que se afronte el cambio climático. La mejor pregunta es: ¿cómo podemos no hacerlo?

Dejemos de lado los argumentos familiares -que la ciencia es clara, que el cambio climático representa una amenaza existencial incuestionable para el planeta y que cada día que no hagamos nada el problema empeora-. En cambio, expongamos el caso puramente en economía básica.

En un momento en que la economía global está chisporroteando, necesitamos crecimiento. En un momento en que el desempleo en muchos países está creciendo, necesitamos nuevos empleos. En un momento en que la pobreza amenaza con afectar a cientos de millones de personas, especialmente en las partes menos desarrolladas del mundo, necesitamos la promesa de prosperidad. Esta posibilidad está al alcance de nuestra mano.

Los economistas en las Naciones Unidas están pidiendo un Nuevo Acuerdo Verde -un eco deliberado de la visión energizante del presidente norteamericano Franklin Roosevelt durante la Gran Depresión de los años 1930-. En consecuencia, esta semana el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas lanzará un plan para reanimar la economía global al mismo tiempo que se enfrenta el desafío definitorio de nuestra era -el cambio climático.