No solo con start-ups

CAMBRIDGE – Los países no se desarrollan haciendo más de lo mismo. Lo hacen cambiando lo que producen y la forma en que lo hacen. Crecen haciendo cosas que para ellos son nuevas; en resumen, innovan.

Muchos países han estado cambiando sus estrategias de crecimiento para reflejar esta visión. Pero los distraen algunos de los mayores –aunque atípicos– ejemplos de éxito.

Todos sabemos de Steve Jobs, Bill Gates y Mark Zuckerberg: veinteañeros que abandonaron la universidad para crear empresas que hoy valen miles de millones de dólares, ubicadas a la vanguardia de la innovación mundial. Sabemos de las muchas start-ups o empresas jóvenes que ellos y otros adquirieron años después por cientos de millones de dólares: Instagram, Skype, YouTube, Tumblr y, más recientemente, Waze. Entonces, ¿por qué no emular esos éxitos?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/DVazOYL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.