0

¿Barroso por la borda?

BRUSELAS –  Ya es hora de que José Manuel Barroso empiece a hacer campaña. Sus posibilidades de ser reelegido Presidente de la Comisión Europea dependen de los argumentos que exponga al respecto.

Hasta el estallido de la crisis financiera mundial, parecía bastante seguro que Barroso conseguiría un segundo mandato de cinco años. Ahora está resultando cada vez más difícil encontrar a diplomáticos o dirigentes políticos que lo apoyen. Según cuentan, la actuación de Barroso durante el desplome financiero del pasado otoño decepcionó al Presidente francés Nicolas Sarkozy y también la Canciller alemana Angela Merkel parece haber guardado silencio sobre el asunto de su futuro.

Nadie duda que Barroso se encuentra en una posición incómoda. La Comisión Europea tiene pocos poderes propios con los que afrontar la recesión que se extiende por toda la Unión Europea; la mayoría de las competencias corresponden al Banco Central Europeo, pero la Comisión sí que tiene voz para obtener adhesiones y el silencio al respecto constituye una reprensión de Barroso y sus Comisarios.

La sensación de falta de capacidad de dirección de la Comisión en este momento de intensificación del pesimismo económico es simplemente la punta del iceberg. Los acontecimientos de los últimos meses han hecho cristalizar preocupaciones más profundas.