0

El nuevo modelo de crecimiento de Asia

MILÁN – Liderado por Asia, el porcentaje de la economía global en manos de los mercados emergentes ha aumentado marcadamente en las últimas décadas. Para los países de Asia –especialmente sus gigantes en ascenso, China y la India-, el crecimiento sostenible ya no es parte de un desafío global. Por el contrario, se ha convertido en una cuestión de estrategia de crecimiento nacional. Esto marca un cambio abismal en la estructura global de incentivos con respecto al logro de la sustentabilidad.

En las próximas décadas, casi la totalidad del crecimiento del mundo en consumo de energía, urbanización, uso de automóviles, viajes en avión y emisiones de carbono provendrá de las economías emergentes. Para mediados de siglo, la cantidad de gente que viva en lo que serán (para entonces) economías de altos ingresos aumentará a 4.500 millones de personas, comparado con 1.000 millones hoy. El PBI global, que actualmente está en unos 60 billones de dólares, cuando menos se triplicará en los próximos 30 años.

Si las economías emergentes intentan alcanzar los niveles de ingresos de los países avanzados siguiendo más o menos el mismo patrón que sus antecesores, el impacto en los recursos naturales y el medio ambiente será enorme, riesgoso y quizá desastroso. Uno o varios puntos de inflexión muy probablemente hagan que el proceso se detenga de manera estridente. La seguridad y el costo de la energía, la calidad del agua y del aire, el clima, los ecosistemas en la tierra y en los océanos, la seguridad de los alimentos y mucho más se verá amenazado.

Hoy en día, casi toda medición estándar de la concentración del poder económico global demostraría una tendencia en caída. Si eso siguiera así, el resultado sería un mundo en el que el aporte de cada país a la presión sobre los recursos naturales y el medio ambiente transformaría a la sustentabilidad en un importante desafío global, ya que prevalecería el problema de los recién llegados en su forma más extrema. Para cambiar el curso, serán necesarios acuerdos globales que vulneren el crecimiento, junto con sistemas que aseguren el cumplimiento.