¿Otro shock petrolero?

El conflicto en el Medio Oriente (Palestina contra Israel en este momento, e Iraq a continuación) crea serios riesgos para el crecimiento y la estabilidad financiera. Para entender la severidad de estos riesgos analicemos primero lo que es poco probable que suceda.

A pesar de lo aparatoso de sus posturas, ni Iraq ni Irán montarán un embargo petrolero efectivo en contra de los EU. En primer lugar, su fijación de oponerse a Estados Unidos no incluye sacrificar las ventas de petróleo que les son esenciales para mantener trabajando a sus economías maltrechas. Ambos países reconocen que si se niegan a venderle petróleo a Estados Unidos, otros países (Rusia y México) llenarán el vacío. Por ello, un embargo petrolero Irán-Iraq está destinado a no ser efectivo. Lo único que sucederá es que perderán dinero.

Incluso Saddam es lo suficientemente listo para evitar esta trampa, así que él y los ayatolas en Irán seguirán vociferando y amenazando y así harán que los precios del petróleo suban un poco. Nada más serio que eso. Para sus espectadores árabes, amenazar es una prueba de liderazgo casi tan válida como el hacer algo realmente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/tcyGbVq/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.