Una

AMÁN – Durante el período post-colonial, los países árabes fracasaron constantemente a la hora de producir un sistema de gobierno eficiente -y mucho menos democrático-. Ahora, después de medio siglo de alternancia entre dictaduras militares o reales y regímenes islamistas militantes, muchos árabes vuelven a buscar una "tercera vía" -un camino hacia una forma creíble de democracia representativa-. Ahora bien, ¿sus esfuerzos resultarán tan inútiles hoy como lo han sido en el pasado?

Oriente Medio -llamado así por su ubicación geográfica entre Europa y Asia oriental- estuvo gobernado por los otomanos durante 400 años antes de que las potencias aliadas, después de derrotar a los otomanos en la Primera Guerra Mundial, dividieron la región en unidades políticas distintas que, bajo el Acuerdo Sykes-Picot, cayeron dentro de las esferas de influencia diseñadas por el Reino Unido y Francia. Pero, en respuesta a estas nuevas divisiones, se estaba gestando un despertar árabe -forjado por un panarabismo y el respaldo de Palestina.

Jóvenes y carismáticos gobernantes militares devenidos dictadores, como Gamal Abdel Nasser de Egipto, Saddam Hussein de Irak, Muammar Khadafi de Libia, Ali Abdullah Saleh de Yemen y Hafez al-Assad de Siria utilizaron estas causas populares para ganarse el apoyo de la población. Pero el hecho de no poder ofrecerles una vida mejor a sus ciudadanos, sumado al descrédito de las ideologías de izquierda luego del colapso de la Unión Soviética, alimentaron el ascenso de un movimiento rival: el Islam político.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/lvaB9BX/es;