Un retorno a Afganistán

KABUL – Como si el conflicto armado entre las fuerzas del Gobierno de Afganistán apoyadas por la coalición encabezada por los Estados Unidos por un lado y los talibanes por otro lado no fuera bastante, Afganistán afronta una crisis que quisiera que fuese un éxito: el “gran regreso”.

Desde Jalalabad hasta Herat–de hecho, por todo Afganistán del norte– se pueden ver las señales de los afganos que regresan del exilio: son los coloridos camiones pakistaníes que transportan vigas y ventanas, puertas y camas de madera;. las esposas y niños sentados encima.

La escala del desplazamiento fue enorme: en el momento culminante del éxodo, hasta seis millones de afganos vivían fuera del país, principalmente en Pakistán y Irán. Las tres cuartas partes, aproximadamente, de ellos huyeron después de la invasión soviética en 1979, mientras que cantidades menores escaparon del gobierno del Presidente prosoviético Najibullah o de la posterior guerra civil –que duró del 1992 al 1996– entre los diversos bandos de muyahidines y después del gobierno de los talibanes. Algunos –que habían apoyado a los talibanes– huyeron después de que sus dirigentes fueron derrocados, cuando la Alianza del Norte entró en Kabul en noviembre de 2001.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/CX06uvX/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.