3

El año de Irán de Obama

PRINCETON – Ahora que el presidente estadounidense Barack Obama inicia su segundo mandato, él tendrá que dedicar gran parte de su atención a dilucidar la forma cómo poner en orden las finanzas internas de Estados Unidos. Sin embargo, los asuntos de política exterior también cobran gran importancia, y a pesar del actual conflicto en Siria y de la posible propagación de la guerra a lo largo de región Sahel de África, el consenso en Washington es que el año 2013 será el “año que se tome la decisión” sobre Irán.

Obama comenzó su primer mandato ofreciendo relacionarse con esta República Islámica, como él lo expresó memorablemente en su primer discurso inaugural del año 2009, “nosotros extenderemos una mano si estáis dispuestos a abrir vuestro puño”. Repitió ese compromiso, aunque de manera mucho más indirecta, en su segundo discurso inaugural: “vamos a mostrar el coraje para tratar de resolver nuestras diferencias con otras naciones de forma pacífica – no porque seamos ingenuos acerca de los peligros que enfrentamos, sino porque el compromiso puede levantar las sospechas y el miedo de manera más duradera”.

Como el erudito y activista Hussein Ibish sostuvo recientemente (recently argued), Obama ha nombrado un gabinete diseñado con el fin de proporcionarle el máximo espacio para negociar un acuerdo con Irán. En especial, el nombramiento de veteranos militares como Secretario de Estado y Secretario de Defensa le proporcionará una valiosa cobertura nacional para un acuerdo político, mismo que inevitablemente requiere del levantamiento de las sanciones contra Irán y casi con seguridad del reconocimiento de su derecho a enriquecer uranio en un nivel bajo de concentración. Esto debiese ser visto por los gobernantes de Irán no sólo como una señal de que EE.UU. actúa con seriedad con relación a un acuerdo, sino también como una señal de que todo lo que EE.UU. ofrece, probablemente, sea la mejor oferta que dichos gobernantes puedan llegar a conseguir.

La administración Obama ha reunido una extraordinaria coalición de países para imponer sanciones económicas que están teniendo un efecto demostrable sobre el precio y la disponibilidad de bienes en Irán y sobre la capacidad que tienen las instituciones para realizar negocios, inclusive la de instituciones poderosas como ser la Guardia Revolucionaria.