16

Revoluciones en el crecimiento

BERKELEY – El reciente encuentro de ministros de finanzas del G-20 en San Petersburgo confirmó que ha terminado el debate entre crecimiento y austeridad –al menos, por ahora. Con una prolongada recesión en Europa y desaceleraciones en los mercados emergentes, las preocupaciones sobre los déficits presupuestarios han dado paso a aprensiones sobre el crecimiento. En julio, el Fondo Monetario Internacional revisó a la baja su pronóstico de crecimiento mundial por segunda vez este año.

Tanto Japón como Estados Unidos se destacan como puntos brillantes en la apagada perspectiva mundial, pero por motivos diferentes. En Japón, el primer ministro Shinzo Abe ha desatado una combinación de expansión monetaria y fiscal agresiva junto con las prometidas reformas en el mercado laboral, la gestión corporativa, la regulación y el comercio.

Como respuesta a medidas de estímulo rápidas y audaces, se espera que la economía japonesa crezca a una tasa de aproximadamente el 3 % este año –una de las mayores entre las economías avanzadas– y el índice Nikkei creció el 80 % durante el semestre que finalizó en mayo de este año. Ahora Abe ha señalado su intención de avanzar con difíciles reformas estructurales. Si lo logra, sus políticas cambiarán la situación del Japón.

En EE. UU. la historia es de continua recuperación a medida que se disipan los vientos en contra que limitaban el crecimiento. Los presupuestos de los gobiernos estatales y locales están mejorando, el mercado inmobiliario se fortalece y los hogares están desapalancándose y recuperando sus balances.