El padrino ruso

VARSOVIA – El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, está actuando como un jefe de la mafia. Al invadir, ocupar y al final anexionarse a Crimea, apuntó sus cañones hacia Ucrania y dijo: «La soberanía territorial o la vida». Hasta ahora, la extorsión ha dado resultado y Putin lo sabe.

De hecho, en su discurso en el que anunció la anexión de Crimea Putin habló claro: su régimen no teme a los castigos y hará lo que le plazca. Crimea es tan sólo el primer paso hacia la realización de su sueño de resucitar la grandeza de Rusia.

Su discurso en el Kremlin fue una serie de mentiras y manipulación, si bien un análisis sutil sería una pérdida de tiempo. El caso es, sencillamente, que el presidente de uno de los países más poderosos del mundo se ha internado por una vía de confrontación con toda la comunidad internacional. Su discurso apestaba al mundo enfebrecido y paranoide de Los demoniosde Fiodor Dostoyevski, al crear un ilusorio universo substitutivo: un lugar que no existe ni ha existido jamás.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/QPZ2xtA/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.