Elogio de la fragmentación

LONDRES – Los mercados emergentes son otra vez el centro de la atención mundial. De pronto, los inversores y los bancos ya no quieren financiar déficits de cuenta corriente con deuda a corto plazo. Sudáfrica, que está con problemas de crecimiento, tuvo que aumentar los tipos de interés para atraer el dinero que necesita. Y en el caso de Turquía, el aumento fue drástico. Parece que para estos y otros países emergentes, 2014 será un año turbulento.

Si la volatilidad llega a niveles extremos, algunos países tal vez considerarán aplicar restricciones a la salida de capitales, algo que ahora el Fondo Monetario Internacional reconoce como una herramienta útil en algunas circunstancias. Pero en realidad, la pregunta fundamental es otra: cómo gestionar el impacto de la entrada de capitales a corto plazo.

Hasta hace poco, la ortodoxia económica desestimaba por completo esta pregunta y elogiaba la liberalización financiera, que permitía al capital ir allí donde fuera más productivo y fomentar de tal modo el crecimiento nacional e internacional.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/J7t5Ydw/es;