¿Un año de discordia entre Estados Unidos y China?

NUEVA YORK – En 2009, la revista Forbes nombró al presidente estadounidense, Barack Obama, y al presidente chino, Hu Jintao, “las personas más poderosas del mundo”. En 2010, descubriremos que ninguno de ellos tiene el poder de mantener en cauce las relaciones entre Estados Unidos y China. Estas son malas noticias para quienes creen que la cooperación chino-norteamericana es esencial para revivir la economía global, enfrentar el desafío del cambio climático, contener las amenazas de la proliferación nuclear y hacer frente a una serie de otros problemas sin fronteras. También son malas noticias para Estados Unidos y China.

Diez es el número a tener en cuenta: el 10% de desempleo en Estados Unidos y el potencial crecimiento del 10% del PBI de China van a colisionar como frentes climáticos generando una tormenta. El populismo norteamericano se topará con el orgullo chino. Y el clima político febril creado por las elecciones de mitad de período en Estados Unidos implica que la relación bilateral más importante del mundo va camino a una verdadera turbulencia este año.

Estados Unidos y China hoy conviven con una suerte de destrucción económica mutuamente asegurada, y ambos presidentes lo saben. Estados Unidos necesita a China para financiar su creciente deuda, y China necesita a los norteamericanos para comprar sus productos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/WAXCp4e/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.