Dean Rohrer

Un reajuste en el Cáucaso

EREVÁN – ¿Acaso las actuales dificultades entre el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y las poderosas fuerzas armadas complicarán y retrasarán las iniciativas más audaces que ha tomado el país en años – las medidas para abordar las tensiones que ha habido desde hace décadas con los armenios y los kurdos?

Es esencial reestructurar el papel de las fuerzas armadas de Turquía, pero si ese país no puede continuar las aperturas con los armenios y los kurdos, empeorarán sin duda la situación interna del país, sus relaciones con esos dos pueblos y las tensiones en el Cáucaso. Entre los distintos puntos de conflicto de la región, incluyendo el de Osetia del Sur y Abjazia entre Georgia y Rusia, la tensión entre Armenia y Azerbaiyán por Nagorno-Karabaj representa uno de los mayores desafíos.

En lo que se refiere a Georgia y Rusia, el tamaño, peso y poder desproporcionados de uno de los bandos es suficiente para impedir que se vuelva a utilizar la violencia. Además, no hay enredos por alianzas que compliquen la cuestión. Georgia no es miembro de la OTAN y es claro que Estados Unidos no emprenderá una guerra contra Rusia a causa de Georgia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/aWtkAfR/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.