Paul Lachine

¿Una cura para el fracaso fiscal?

CAMBRIDGE -- ¿Deberían más países crear consejos consultivos fiscales independientes para dar una mayor objetividad a los debates sobre el presupuesto nacional? El estafador encarcelado Bernie Madoff resumió recientemente muchas impresiones de los ciudadanos sobre la política fiscal, al declarar que “el gobierno en sí es un plan Ponzi”.

Tal vez se tratara simplemente de una confusión de los deseos con la realidad por parte de un hombre que morirá en la cárcel después de que en 2008 se desplomara  su plan piramidal sin precedentes de 50.000 millones de dólares. Personalmente, sospecho que el nada envidiable puesto de Madoff en los libros que recogen las plusmarcas estará asegurado durante una buena temporada. Aun así, en vista de que muchos de los gobiernos del mundo afrontan una combinación letal de deuda tradicional insostenible, obligaciones en materia de pensiones de jubilación sin precedentes y una reducción del crecimiento, no podemos por menos de peguntarnos qué es el plan fiscal.

En un nuevo artículo, “A Decade of Debt” (“Un decenio de deuda”), Carmen M. Reinhart y yo mostramos que la deuda general del Gobierno de los Estados Unidos, incluidas la federal, la estatal y la local, ya ha superado la plusmarca del 120 por ciento del PIB alcanzada al final de la segunda guerra mundial.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/1gGIJhT/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.