Un Siglo de Protestas Chinas

Un reporte del Comité Central del gobierno de China, filtrado a la prensa, revela el profundo temor que el Partido Comunista tiene a una creciente ola de protestas y de agitación civil. La historia muestra que tienen razones para estar atemorizados. Las protestas dieron forma a la historia de China durante el siglo veinte, que empezó con la Rebelión de los Boxers y terminó con un plantón pacífico de 10,000 miembros del Falun Gong y con manifestaciones estudiantiles en contra de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Los patrones de protesta, claro, han evolucionado. En 1999, las formas en las que los miembros del Falun Gong y los activistas estudiantiles anti-OTAN utilizaron la Worldwide Web no tienen precedente. Pero las protestas en China han sido lo suficientemente constantes como para permitirnos cuestionar si la historia nos puede ayudar a resolver una pregunta apremiante: ¿las protestas de hoy en día serán recordadas como altercados menores sin una importancia duradera o como señales ominosas de que el régimen estaba a punto de explotar al inicio del siglo veintiuno? Mirar hacia atrás quizá no nos brinde una respuesta definitiva, pero puede ayudarnos a entender lo que con esto se involucra. Una buena forma de empezar es con un dilema eterno que muchos regímenes chinos han enfrentado. A saber, cuál de tres estrategias seguir cuando inicia una protesta. ¿Deberían intentar dirigirla hacia el camino de la lealtad? ¿Buscar desarmarla? ¿O romperle la espalda a través de la represión? Cada una de estas estrategias ha funcionado en diversas ocasiones, pero cada una ha disparado por la culata también. La primera opción tuvo un famoso fracaso en 1900. La dinastía Qing apoyó a los Boxers, un violento grupo anticristiano. Entonces, las potencias externas aplastaron al movimiento y le impusieron una indemnización al régimen. La segunda estrategia resultó un tiro por la culata ocho décadas después, cuando el Partido Comunista permitió que las causas esenciales del descontento estudiantil siguieran vivas por varios años, lo que dió a los jóvenes activistas una oportunidad para volverse más audaces y adquirir experiencia. Los estallidos de menor escala dirigidos por estudiantes entre 1985 y 1988 fueron a veces tolerados, a veces condenados, pero nunca enérgicamente reprimidos. Para 1989, grandes grupos de trabajadores se unían a manifestaciones gigantes dirigidas por adolescentes cultos y bien informados acerca de la mecánica de las protestas. Finalmente, las estrategias represivas fallaron con frecuencia entre 1919 y 1927. Los duques de guerra y las autoridades coloniales que utilizaron la fuerza contra los manifestantes vieron en muchas ocasiones cómo esto fortalecía, no debilitaba, los movimientos masivos. ¿Qué estrategia ha seguido el régimen últimamente? La respuesta es simple: todas. Intentó adelantarse y guiar las protestas contra la OTAN, destruir al Falun Gong y dispersar las huelgas laborales y las revueltas contra los impuestos. Este esquema de mezcolanza ha sido usado por otros regímenes chinos y a veces ha funcionado bastante bien. ¿Significa esto que los gobernantes chinos pueden ahora estar tranquilos? A finales de 1999, parecía que sí. Ahora, sin embargo, parece en cambio que cada una de las decisiones tomadas en 1999 generó un costo. La resolución de muchos miembros del Falun Gong se ha fortalecido con los esfuerzos oficiales por desacreditar a Li Hongzhi, su carismático líder. Involucrarse en arriesgados actos públicos de desafío se ha convertido, en efecto, en una cuestión de honor, y así las protestas públicas continúan. Las protestas económicas también persisten. Además, en algunas regiones, como Sichuan y Jiangxi, se han vuelto cada vez más militantes. Los esfuerzos del régimen por aprovechar y canalizar las protestas han tenido consecuencias inesperadas. Recordemos cómo se esforzó el gobierno por aprovechar la explosión nacionalista gatillada por el bombardeo de la OTAN a la Embajada de China en Belgrado durante la Guerra de Kosovo. Habiendo redescubierto el poder y la excitación de las protestas públicas, es poco probable que los estudiantes chinos se contenten en el futuro con lanzarse a las calles sólo para perseguir metas sancionadas oficialmente. Un claro indicio de una futura fuente de problemas para el gobierno fue la ocasión en la que grupos de jóvenes educados organizaron mitines abiertamente en Beijing para protestar por la forma en la que la policía echó a perder la investigación de la violación y asesinato de una estudiante local. Aunque este movimiento terminó rápido y sin incidentes, el hecho de que haya ocurrido es quizá suficiente para que el régimen se arrepienta de haber decidido descorchar la botella en 1999 y provocar, después de una década de latencia, al impredecible genio del activismo estudiantil. Por supuesto que estas observaciones no son prueba de que el régimen ande de capa caída. Sí sugieren, sin embargo, que existen elementos significativos para el brote de movimientos que podrían amenazar seriamente la autoridad del Estado. Lo único que falta es una hebra común que unifique a las personas de distintas clases con las divergentes inquietudes y habilidades de protesta que han sido reveladas una y otra vez a lo largo del último siglo. Debemos recordar --como lo hacen los líderes de China-- que el descontento con la corrupción oficial ha sido con frecuencia una fuerza unificadora. Galvanizó a los manifestantes a finales de los años 1940 (justo antes de que los nacionalistas cayeran) y de nuevo en 1989 (cuando los comunistas se enfrentaron por última vez a un movimiento mayúsculo de protesta). Entonces, a pesar de las altas tasas de crecimiento económico, los líderes de China no pueden estar tranquilos. Están concientes de que muchos ciudadanos consideran que el Partido Comunista está atrapado en la corrupción, y temen que, al final, las impredecibles e incontrolables protestas moldearán de nuevo la historia de China en este nuevo siglo, como sucedió en el último.
http://prosyn.org/RU6RUm1/es;
  1. Sean Gallup/Getty Images

    Angela Merkel’s Endgame?

    The collapse of coalition negotiations has left German Chancellor Angela Merkel facing a stark choice between forming a minority government or calling for a new election. But would a minority government necessarily be as bad as Germans have traditionally thought?

  2. Trump Trade speech Bill Pugliano/Getty Images .

    Preparing for the Trump Trade Wars

    In the first 11 months of his presidency, Donald Trump has failed to back up his words – or tweets – with action on a variety of fronts. But the rest of the world's governments, and particularly those in Asia and Europe, would be mistaken to assume that he won't follow through on his promised "America First" trade agenda.

  3. A GrabBike rider uses his mobile phone Bay Ismoyo/Getty Images

    The Platform Economy

    While developed countries in Europe, North America, and Asia are rapidly aging, emerging economies are predominantly youthful. Nigerian, Indonesian, and Vietnamese young people will shape global work trends at an increasingly rapid pace, bringing to bear their experience in dynamic informal markets on a tech-enabled gig economy.

  4. Trump Mario Tama/Getty Images

    Profiles in Discouragement

    One day, the United States will turn the page on Donald Trump. But, as Americans prepare to observe their Thanksgiving holiday, they should reflect that their country's culture and global standing will never recover fully from the wounds that his presidency is inflicting on them.

  5. Mugabe kisses Grace JEKESAI NJIKIZANA/AFP/Getty Images

    How Women Shape Coups

    In Zimbabwe, as in all coups, much behind-the-scenes plotting continues to take place in the aftermath of the military's overthrow of President Robert Mugabe. But who the eventual winners and losers are may depend, among other things, on the gender of the plotters.

  6. Oil barrels Ahmad Al-Rubaye/Getty Images

    The Abnormality of Oil

    At the 2017 Abu Dhabi Petroleum Exhibition and Conference, the consensus among industry executives was that oil prices will still be around $60 per barrel in November 2018. But there is evidence to suggest that the uptick in global growth and developments in Saudi Arabia will push the price as high as $80 in the meantime.

  7. Israeli soldier Menahem Kahana/Getty Images

    The Saudi Prince’s Dangerous War Games

    Saudi Arabia’s Crown Prince Mohammed bin Salman is working hard to consolidate power and establish his country as the Middle East’s only hegemon. But his efforts – which include an attempt to trigger a war between Israel and Hezbollah in Lebanon – increasingly look like the work of an immature gambler.