Joe Raedle/Getty Images

Una tragedia política americana

BERLÍN – Los casi ocho meses de mandato del presidente estadounidense Donald Trump se han caracterizado por una serie de acontecimientos políticos preocupantes. Pero la culpa no es toda de Trump. Su presidencia es sólo el último acto de una larga tragedia política.

En el plano exterior, el problema comenzó en los noventa, cuando Estados Unidos dilapidó el dividendo de paz del fin de la Guerra Fría. En cuanto al ámbito interior, los fallos comenzaron incluso antes: desde la Reaganomics en los ochenta hasta el Obamacare en la segunda década de este siglo, grandes programas políticos prometieron mucho y cumplieron poco, mientras dejaban sin resolver los problemas subyacentes.

Es verdad que a los políticos estadounidenses no suele faltarles grandilocuencia; basta pensar en la campaña de anuncios televisivos de “las mañanas estadounidenses” que proclamaban un país “más orgulloso, fuerte y mejor” en tiempos de Ronald Reagan, el “sí, podemos” de Barack Obama o el sonsonete de “Estados Unidos primero” de Donald Trump. Y de John F. Kennedy en adelante los presidentes han comparado a Estados Unidos con una “ciudad en la colina”: un ejemplo para el resto del mundo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

Log in

http://prosyn.org/m0TQFLi/es;

Handpicked to read next