6

Japón y una estrategia de crecimiento equivocada

CAMBRIDGE – El nuevo gobierno japonés, liderado por el primer ministro Shinzo Abe, puede estar a punto de cometer un error garrafal. En pos de impulsar el crecimiento económico, las autoridades podrían en breve hacer trizas su gran ventaja: la reducida tasa de interés para el endeudamiento gubernamental y privado. Si eso sucede, es muy probable que la situación japonesa termine siendo peor que la actual cuando Abe finalice su mandato.

La tasa de interés japonesa de los bonos gubernamentales a 10 años actualmente es menor al 1 % –la más baja del mundo a pesar del alto nivel de endeudamiento estatal y los déficits presupuestarios anuales. De hecho, la deuda japonesa se acerca actualmente al 230 % de su PBI. Es mayor que la griega (175 % del PBI) y casi el doble de la italiana (125 % del PBI). El déficit presupuestario anual, cercano al 10 % del PBI, es mayor que el de cualquiera de los países de la zona del euro. Con el PBI nominal estancado, ese déficit está causando que la relación entre deuda y PBI aumente el 10 % cada año.