Sunday, April 20, 2014
Exit from comment view mode. Click to hide this space
0

La rebelión de las clases de China que “twittean”

BEIJING --  La semana pasada, se concedió a Liu Xiaobo el premio Nobel de la Paz por su larga lucha no violenta en pro de los derechos humanos fundamentales en China. Dicho premio llega en un momento decisivo de la política china, pues puede pasar a ser un hito en la larga marcha de China hacia una mayor libertad.

Sin embargo, pocas voces han hablado del premio Nobel de la Paz. El departamento de propaganda del Gobierno ha ordenado a los más importantes medios de comunicación que impidan la difusión de la noticia al público en general imponiendo una censura estricta. De hecho, en el telediario nacional de las siete de la tarde de la CCTV, el que cuenta con el mayor auditorio, no se dijo ni palabra sobre Liu el día en que recibió el premio.

Pese a ese nuevo apagón de las noticias, la bitacorasfera y las microbitácoras estallaron después de que se anunciara que el galardonado era Liu. Por ejemplo, en la microbitácora de Sina, los participantes recurrieron a imágenes, eufemismos y caracteres ingleses o chinos tradicionales para eludir la censura.

Las microbitácoras al estilo de Twitter son muy populares en China. Twiitter.com fue bloqueada oficialmente el año pasado, a raíz del vigésimo aniversario de la brutal represión en Tiananmen y los disturbios en Xinjiang de este verano. Poco después, su clon chino más famoso Fanfou.com también fue cerrado, con lo que el millón de usuarios registrados en él quedaron desamparados. No obstante, aunque en China sólo se puede entrar en Twitter por mediación de servidores substitutos, sigue desempeñando un papel decisivo en la vida china de la red Internet por su capacidad para conectar diferentes fuentes de noticias y activistas sociales.

De hecho, Twitter es el único lugar en el que los chinos pueden hablar libremente sobre el premio Nobel de Liu. Una búsqueda con la etiqueta “#Liuxiaobo“ muestra que aparecen centenares de mensajes correspondientes por minuto.

Más en general, Twiitter ha pasado a ser un instrumento poderoso para los ciudadanos chinos, a medida que van desempeñando un papel cada vez mayor en la comunicación de noticias locales en sus comunidades, pero la revolución social que han representado las microbitácoras podría ser aún más importante que la revolución de las comunicaciones. De hecho, aquí, en China, los usuarios de Twitter son los más asiduos del mundo, pues lo utilizan para todo, desde la resistencia social hasta el envío de tarjetas postales a los presos de conciencia, pasando por la investigación social y la supervisión de la opinión pública, la creación de humor negro satírico y la “organización sin organizaciones” en el movimiento antiincineración de Guangdong.

Desde que los iraníes utilizaron Twitter para intercambiar información e informar al mundo exterior de la rápida proliferación de protestas por el robo de las elecciones presidenciales de junio de 2009, ha habido muchos debates sobre el papel del activismo digital en países autoritarios, como China. ¿Representa la tecnología Web 2.0 un papel análogo para la “Twivolución” en una transición democrática china en algún momento futuro?

El activismo político de Twitter en China contradice la simplista –y, sin embargo, muy difundida– suposición de que los medios de comunicación social en manos de los activistas pueden propiciar rápidamente  la movilización de las masas y el cambio social. En cambio, esos instrumentos y cauces destinados a compartir información fomentan avances sociales más sutiles.

Esa sutileza refleja la distinción entre macropolítica y micropolítica.  La macropolítica es estructural, mientras que la micropolítica es cotidiana. Los cambios en el sistema micropolítico no necesariamente propician un ajuste de la macroestructura, en particular en los sistemas políticos sometidos al máximo control, como el de China, pero, si las unidades pequeñas están bien organizadas, pueden mejorar en gran medida el bienestar de la sociedad en conjunto, actuando poco a poco en el nivel micro. La “microinformación” y el “microintercambio” pueden hacer avanzar el cambio real.

¿Por qué es tan importante el micropoder? En el pasado, sólo unas pocas personas muy motivadas participaban en el activismo político; las masas no adoptaban prácticamente iniciativa alguna. Las personas apasionadas no entendían por qué el público parecía desinteresarse de sus esfuerzos. En la actualidad, personas muy motivadas pueden bajar el umbral de la acción para que personas con menos pasión se unan a sus esfuerzos.

Actualmente, la Twitteresfera china tiene tres rasgos prominentes: en primer lugar, como los gobernantes de China refuerzan sus medidas de censura, Twitter ha pasado a estar muy politizado. Además, Twitter reúne a los dirigentes de la opinión en torno a una mesa virtual, pues atrae a muchos de los “nuevos intelectuales públicos” y a los “defensores de los derechos”, además de a los veteranos de los movimientos pro derechos humanos y a los disidentes exiliados. Su influencia en el ciberespacio chino y los medios de comunicación tradicionales es consecuencia de esa agrupación.

Por último, se puede recurrir a Twitter como instrumento de movilización en China. En los últimos años ha habido una explosión de actividades que indica que Twitter ha pasado a ser la plataforma coordinadora para muchas campañas de afirmación de los derechos de los ciudadanos. Con la proliferación de clones de Twitter en China (ahora todos los más importantes portales ofrecen servicios de microbitácora), los movimientos sociales en China están recibiendo un impulso a largo plazo.

Así, pues, Twitter ha pasado a ser un instrumento importante para fomentar la política de oposición en China. Puede vincular eficazmente la teoría con la acción, crear campañas generalizadas y un terreno común entre los activistas en pro de los derechos, los intelectuales públicos y toda clase de usuarios de Twiitter. De hecho, una serie de protestas y actos habidos desde la segunda mitad de 2009 indica una estrecha relación entre Twitter y la política de oposición en la vida real, por lo que brinda nuevas posibilidades de remodelar el régimen autoritario de China.

Exit from comment view mode. Click to hide this space
Hide Comments Hide Comments Read Comments (0)

Please login or register to post a comment

Featured