Tuesday, September 2, 2014
7

Cómo enfrentar el desafío de crecimiento de Estados Unidos

BERKELEY – Estados Unidos sigue recuperándose de su crisis económica más profunda desde la Gran Depresión, pero el ritmo de la recuperación sigue siendo lento a niveles que rayan la frustración. Hay varias razones para anticipar una mejora modesta en 2013, aunque, como es habitual, existen riesgos que pueden resultar inconvenientes. 

Una recesión prolongada o una crisis financiera en Europa y un crecimiento más lento en los mercados emergentes son las principales causas externas de un peligro potencial. Fronteras para adentro, los enfrentamientos políticos generan los dos riesgos mayores: la imposibilidad de llegar a un acuerdo para aumentar el techo de la deuda y una ronda adicional de contracción fiscal que bloquee el crecimiento económico.

Desde 2010, un tibio crecimiento anual promedio del PBI del 2,1% se tradujo en una creación débil de empleos. Tanto en esta recuperación como en las dos anteriores, el rebote del crecimiento del empleo ha sido más débil y más lento que la recuperación del crecimiento del PBI. Pero la pérdida de empleos en la recesión más reciente cuando menos fue el doble que en recesiones anteriores, de modo que una recuperación lenta implicó una tasa de desempleo mucho más alta durante mucho más tiempo. 

Una demanda agregada débil es la causa principal de un crecimiento moderado del PBI y del empleo. La recesión de 2008 fue originada por una crisis financiera que estalló después que una burbuja de activos alimentada por el crédito diezmó el mercado inmobiliario. La demanda del sector privado se contrae marcadamente y sólo se recupera lentamente después de este tipo de crisis. El balance financiero del sector privado osciló entre un déficit del 3,7% del PBI en 2006, en el pico del auge, y un excedente de aproximadamente el 6,8% del PBI en 2010 y alrededor del 5% hoy. Esto representa la contracción más severa y la recuperación más débil de la demanda del sector privado desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. 

El crecimiento de dos componentes de la demanda privada, la inversión residencial y el consumo, que representan más del 75% del gasto total en la economía de Estados Unidos, ha sido especialmente lento. Ambas fuentes de demanda probablemente se fortalezcan en 2013.

La inversión residencial sigue estando en un mínimo histórico en términos de porcentaje del PBI como resultado de una construcción en exceso durante el auge inmobiliario de 2003-2008 y el tsunami de ejecuciones hipotecarias que vino después. Pero los vientos de frente en el mercado inmobiliario se están disipando. Las ventas, precios y construcción de viviendas aumentaron el año pasado, mientras que las ejecuciones hipotecarias decayeron. La inversión residencial debería ser una fuente de producción y crecimiento del empleo este año.

Las grandes pérdidas en la riqueza de los hogares, el desapalancamiento de una deuda insostenible, el crecimiento débil de los salarios y una caída de la participación de la mano de obra en el ingreso nacional a un mínimo histórico se combinaron para restringir el crecimiento del consumo. El ingreso mediano real de los hogares sigue estando cerca del 7% por debajo de su pico de 2007, el patrimonio neto mediano real de los hogares cayó el 35% entre 2005 y 2010 (y sigue estando significativamente por debajo de su pico previo a la recesión) y alrededor del 90% de las alzas de los ingresos durante la recuperación han ido a parar a manos del 1% que más gana.

Sin duda, los vientos de frente de los balances que frenan el consumo se han calmado. Los hogares han achicado su deuda -muchas veces a través de ejecuciones hipotecarias y quiebras dolorosas- y su deuda en relación a los ingresos se redujo hasta su nivel de 2005, significativamente por debajo de su pico de 2008. Favorecido por tasas de interés bajas, el servicio de la deuda en relación a los ingresos de los hogares ha regresado a niveles que no se veían desde principios de los años 1980. Pero el consumo se verá afectado por la expiración del recorte del impuesto sobre la nómina, que reducirá el ingreso de los hogares en aproximadamente 125.000 millones de dólares este año.

Otro factor que retrasó la recuperación ha sido el crecimiento débil del gasto en bienes y servicios tanto por parte de los gobiernos estatales como locales, y más recientemente del gobierno federal. De hecho, desde el estallido de la recesión, los gobiernos estatales y locales han recortado casi 600.000 empleos y reducido el gasto en proyectos de infraestructura en un 20%.

Las tendencias fiscales para 2013 siguen siendo mezcladas, pero negativas en términos generales. Si bien los recortes del gasto y el empleo que están implementando los gobiernos estatales y locales están terminando en tanto la recuperación beneficia sus ingresos tributarios, el arrastre fiscal a nivel federal se está fortaleciendo. La Ley Estadounidense de Alivio a los Contribuyentes -el acuerdo impositivo al que se llegó a principios de enero para evitar el "abismo fiscal"- recorta aproximadamente 750.000 millones del déficit en los próximos diez años y podría quitar un punto porcentual de la tasa de crecimiento del 2013. Por otra parte, aunque no se las perciba tan ampliamente, ya se están implementando reducciones significativas en el gasto federal, y es muy probable que haya aún más. 

Los recortes del gasto y los aumentos de los ingresos que se han legislado desde 2011 reducirán el déficit proyectado en 2,4 billones de dólares en los próximos diez años -las tres cuartas partes vendrán de recortes del gasto, casi exclusivamente en programas discrecionales no vinculados a la defensa-. En base a las actuales suposiciones económicas, Estados Unidos necesita unos 4 billones de dólares de ahorros para estabilizar su ratio deuda/PBI en los próximos diez años. Ya ha recorrido el 60% del camino.

La llamada confiscación (los recortes generales del gasto programados para comenzar en marzo) recortaría otros 100.000 millones de dólares este año y 1,2 billones de dólares en los próximos diez años. Si bien podría estabilizar el ratio deuda/PBI, la confiscación sería un error: no distingue entre prioridades de gasto, minaría los programas esenciales e implicaría otro golpe significativo para el crecimiento este año.

Es más, a pesar de las advertencias de los alarmistas del déficit, Estados Unidos no enfrenta una inminente crisis de deuda. En la actualidad, la deuda federal en manos de la población está apenas por encima del 70% del PBI, un nivel que no se vio desde principios de los años 1950. Sin embargo, la deuda del gobierno asciende en un promedio del 86% después de las crisis financieras profundas, de modo que el alza en la deuda federal del 70% entre 2008 y 2012 no es sorprendente.

Tampoco resulta alarmante. La economía de Estados Unidos creció rápidamente durante varios años después de la Segunda Guerra Mundial con un ratio deuda/PBI más alto, y el ratio de hoy es más bajo que en todos los demás países industriales importantes (y aproximadamente la mitad que en Grecia, de modo que las analogías son absurdas y engañosas).

Durante los últimos dos años, Washington ha estado obsesionado con la necesidad de recortar el déficit y poner el ratio deuda/PBI en un sendero "sostenible", a pesar de que los inversores globales se han inclinado masivamente por la deuda gubernamental de Estados Unidos, lo que llevó las tasas de interés a bajas históricas. También se han pasado por alto los desafíos inmediatos del crecimiento bajo, la inversión débil y el desempleo alto.

Es hora de redefinir las cosas. Estados Unidos necesita un plan para un crecimiento más rápido, no más reducción del déficit. Evsey Domar, un legendario economista especializado en el crecimiento (y uno de mis profesores en el MIT) aconsejó que el problema de aliviar el peso de la deuda es esencialmente un problema que tiene que ver con lograr un crecimiento del ingreso nacional. Deberíamos prestar atención a su sabiduría.

Hide Comments Hide Comments Read Comments (7)

Please login or register to post a comment

  1. Portrait of Pingfan Hong

    CommentedPingfan Hong

    "The US needs a plan for faster growth, not more deficit reduction" : this statement is misleading, as it misinterprets what is actually under the debate. Most analysts involved in the debate do not place the need for growth and the need for debt reduction as two competing goals on the two ends. Those who urge for debt reduction believe debt reduction is the precondition for higher growth. They are for higher growth.

  2. CommentedMargaret Bowker

    The US has entered the difficult stage of its recovery plan, paying back. But there are some helpful indicators. The November and December job creation figures were revised up and the January figure was steady. And the growth figure for the last quarter of 2012 was only a contraction of 0.025% which disappoints in comparison with the previous quarter. However, it is only slightly mirroring what is happening in the 0.3% contraction seen in the UK and Germany, also after satisfactory third quarters. The decks are cleared in the US for Budget issues to be carefully considered, now that the Debt Ceiling bill has gone through the Senate. Hopefully the Debt Ceiling will not be a problem in mid May, or in future. Hardly anyone else has this mechanism, with its far-reaching political ramifications. Laura Tyson makes a good case for protecting growth and mindful of the mini-contraction, others may also acknowledge its importance. This is the difficult stage of a fiscal/monetary plan, deciding where to cut, when it comes in, and how to ameleriorate its effects, by tapering perhaps. Europe is starting to consider growth issues to balance reduction in its long term budget and the UK is debating how to accelerate those measures already introduced. The focus is shifting in a responsible way.

  3. Commentedcaptainjohann Samuhanand

    USA is not recovering at all.Normal economics is not going to work here.It is basically politics. USA has wasted lot of money in Iraq/Afghanistan wars.Printing of dollars is not going to work with China slowly shifting to commodity trading.USA has to rethink on its Global role becuase it is the Greatest democracy world has ever known.The people of USA must learn to live within their means.

  4. CommentedProcyon Mukherjee

    Just when we thought we were moving towards early signs of growth, we stumbled on the last quarter data where growth has stalled in U.S.; the role of monetary policy seems to be overstated and more so when liquidity is never a problem now while that is what we are flooding the market with. It reminds one of the golden rule of money, one that was said by no other than John Stuart Mill, “"There cannot . .. ," he wrote, "be intrinsically a more insignificant thing, in the economy of society, than money; except in the character of a contrivance for sparing time and labor. It is a machine for doing quickly and commodiously, what would be done, though less quickly and commodiously, without it: and like many other kinds of machinery, it only exerts a distinct and independent influence of its own when it gets out of order". Milton Friedman on the other hand noted in his seminal article ‘The Role of Monetary Policy’, “that (1) It cannot peg interest rates for more than very limited periods; (2) It cannot peg the rate of unemployment for more than very limited periods.” We have therefore too much expectation bunched up for central banks to deliver, which they have very little in their armor to facilitate.

  5. CommentedPaul A. Myers

    Rightly or wrongly, the Republican attack on "spending" is aimed at the increasing share of GDP going to various cross-subsidy programs sponsored by government. There is a sense by many taxpayers that there is something "unfair" in this redistribution.

    I suspect the middle of the Democratic officeholder class in Washington is simply not going to support "spending" in the general sense.

    So the equilibrium political point in the US is now towards slow growth.

  6. CommentedMark Pitts

    The good profesora doth seek to mislead her readers: Global investors have not in fact “flocked to US government debt.”

    An amount roughly equal to the last three years’ total deficit has been purchased by the Federal Reserve, using their printing press. Thus, there has been essentially no new net investment in US debt by world investors for the last three years.

    And those global investors who appeared to “flock” to US Treasuries were actually “fleeing” from bonds issued in euros, understandable since it was a currency that many were predicting would cease to exit.

    The professor makes her assessments “based on current economic assumptions” meaning, no doubt, that we are soon to return to 3-4% growth. How else could she conclude that current deficits of around $1 trillion per year can be stabilized with cuts of $2.4 trillion spread over ten years?

    In any case, if the average interest rate on US debt increases by just 1.7% in the years ahead, that $2.4 trillion ten-year savings ($240 billion per year) goes to pay higher interest rates, and the deficit goes back up despite the cuts.

    And in ten years, the Medicare disaster will hit with full force, but let’s not even speak of that...

    Academic economists and government officials may find Ms. Tyson’s analysis convincing, but bond investors everywhere have their eyes on the door.

  7. CommentedZsolt Hermann

    The greatest challenge is to understand there there is no return to growth, at least not the way it happened so far.
    When we talk about "refocusing" it means to understand the root causes behind the crisis, or more precisely system failure instead of continuing with superficial, cosmetic adjustments.
    The present overconsumption, over production economic model is totally unnatural, thus it is unsustainable.
    People are not searching for, working for, paying for goods to satisfy natural, modern, human desires, but they are craving for artificial desires the sophisticated marketing machinery and the subsequent social pressure forces on them.
    Through multiple factors this illusion, this "Matrix" has come to an end, it is impossible to sustain. More and more people and nations are "disconnecting from the Matrix" for different reasons.
    The debt burden, the social inequality, the exhausted natural resources and environmental damage brought the whole present human system into a dead end.
    We cannot avoid looking into the mirror and accepting defeat.
    Accepting the inevitable now and starting to build a new system while we are still in a relatively healthy shape is much better than waiting for a total meltdown and then starting panic reactions.
    We cannot cheat nature and natural laws, we are part of the system not above it.
    It is time we wake up and adapt to the system before we are forced to do so.

Featured