Sunday, November 23, 2014
6

Las soluciones más inteligentes para salvar al mundo

COPENHAGUE – Si tuviera 75 mil millones de dólares para gastar en los próximos cuatro años y su objetivo fuera mejorar el bienestar de la humanidad, en especial, el mundo en desarrollo, ¿cómo le sacaría el máximo provecho a ese dinero?

Esa pregunta la hice ante un panel compuesto por cinco de los mejores economistas, incluidos cuatro galardonados con el Premio Nobel, durante el proyecto del Consenso de Copenhague de 2012. Se escogió a los miembros del panel de acuerdo a sus conocimientos especializados en la definición de prioridades y por su habilidad para aplicar los principios económicos en el estudio comparativo de decisiones políticas.

El año pasado más de 50 economistas realizaron investigaciones en torno a cerca de 40 propuestas de inversión en áreas como conflictos armados, desastres naturales y hambruna, educación y calentamiento global. Los equipos que prepararon cada informe identificaron los costos y beneficios de la forma más inteligente de usar el dinero en su área. A principios de mayo muchos de ellos viajaron a Dinamarca para convencer al panel de expertos del potencial de sus propuestas de inversión.

Los resultados de las investigaciones del panel muestran que, de gastarse inteligentemente, 75 mil millones de dólares –solo un aumento de 15% en el gasto actual en ayudas - servirán en gran medida para resolver muchos de los desafíos mundiales.

La inversión individual más importante, según el panel, fortalecería la lucha contra la malnutrición. Una nueva investigación para el proyecto realizada por John Hoddinott del International Food Policy Research Institute (Instituto de Investigación Internacional de Políticas Alimentarias) y Peter Orazem de la Universidad de Iowa se centra en una inversión anual de 3 mil millones de dólares. Con ese dinero se compraría una serie de intervenciones, incluidas el abastecimiento de micronutrientes, alimentos complementarios, tratamientos para la diarrea y los parásitos y programas de modificación de conducta, todo en conjunto podría reducir la subalimentación crónica en un 36% en los países en desarrollo.

En total, ese monto de inversión ayudaría a 100 millones de niños a empezar sus vidas sin retrasos de crecimiento o mala nutrición. Además, investigaciones exhaustivas ahora muestran que esas intervenciones serían permanentes: sus cuerpos y músculos crecerían más rápidamente, sus habilidades cognitivas mejorarían y pondrían más atención en la escuela (y estudiarían más años). Los estudios muestran que en unas décadas estos niños serían más productivos, ganarían más dinero, tendrían menos hijos y empezarían un círculo virtuoso de desarrollo espectacular.

Dichas oportunidades son las primeras en surgir cuando se les pide a algunas de las mentes más brillantes en el mundo que encuentren proyectos que den el máximo de beneficios. Pocas veces se elogia el abastecimiento de micronutrientes, pero es de gran ayuda.

Del mismo modo, con solo 300 millones de dólares se podría evitar la muerte de 300,000 niños si se usaran para fortalecer el mecanismo de medicamentos asequibles del Fondo Mundial  -instrumento de financiamiento para la malaria- que ofrece las terapias combinadas a precios más bajos a los países pobres. En términos económicos, los beneficios son 35 veces más grandes que los costos –incluso sin tomar en consideración que evita que se cree resistencia futura a nuestro fármaco más efectivo contra la malaria. En los próximos meses los donantes decidirán si renuevan este programa. Los resultados de las investigaciones del panel deberían servir para persuadirlos de que lo renueven. 

Con una  suma similar se podría desparasitar a 300 millones de niños en las escuelas. Al no tener en su comida parásitos intestinales, también estarían más atentos, irían más tiempo a la escuela y serían adultos más productivos  -otra causa que necesita mucha más atención pública.

Otras dos inversiones en salud que respalda el panel de expertos es la expansión del tratamiento para la tuberculosis y la cobertura para la inmunización infantil. De igual manera, un aumento anual de cien millones de dólares en el gasto para desarrollar una vacuna contra el VIH/SIDA generaría beneficios sustanciales en el futuro.

Como las personas en el mundo en desarrollo viven más tiempo, están experimentando cada vez más enfermedades crónicas. En efecto, la mitad de las personas que morirán este año será por enfermedades crónicas en los países del Tercer Mundo. Así pues, las investigaciones del panel muestran que con solo 122 millones de dólares anuales se podría completar la cobertura de la vacuna contra la hepatitis B y evitar alrededor de 150,000 muertes anuales debido a dicha enfermedad. Ofrecer medicamentos de bajo costo para ataques cardiacos agudos en los países en desarrollo costaría solamente 200 millones de dólares, y evitaría 300,000 muertes.

Los resultados del panel de expertos destacan la necesidad apremiante de invertir alrededor de 2 mil millones de dólares anuales en investigación y desarrollo para incrementar la producción agrícola. Con ello no solo se reduciría el hambruna mediante el aumento de la producción de alimentos y la disminución de sus precios; sino también protegería la biodiversidad porque una mayor productividad de los cultivos se traduciría en una menor deforestación. Esto, a su vez, ayudaría a luchar contra el cambio climático porque los bosques almacenan carbono.

Para el tema del cambio climático, los expertos recomendaron gastar una suma reducida –aproximadamente mil millones de dólares- para investigar la viabilidad de enfriar el planeta mediante opciones de geoingeniería. Esto nos permitiría entender mejor los riesgos de la tecnología, los costos y beneficios. Además, la investigación pudiera ofrecernos un seguro efectivo de bajo costo contra el calentamiento global.

Otro asunto en donde es prioritario invertir es en la creación de sistemas de alerta eficaces sobre los desastres naturales en los países en desarrollo. Con menos de mil millones de dólares anuales se podría mitigar los daños económicos directos de largo plazo, y posiblemente se asegurarían 35 mil millones de dólares en beneficios.

El presupuesto de 75 mil millones de dólares para el proyecto del Consenso de Copenhague es importante y puede ayudar en mucho, pero debemos escoger los proyectos de mayor provecho, como en el mundo real- porque no es una suma tan grande. La lista que elaboró el panel de expertos nos muestra que hay muchas soluciones inteligentes a la espera de que se les ponga en aplicación.

Traducción de Kena Nequiz

  • Contact us to secure rights

     

  • Hide Comments Hide Comments Read Comments (6)

    Please login or register to post a comment

    1. CommentedKaare Fog

      In the Copenhagen Consensus 2012, 30 projects were ranked, of which 16 were accepted within the budget, whereas the remaining ones got too low priority.
      Rank no. 16 - the last one accepted - was given to a project of installing water pumps with a benefit-cost-ratio (BCR) of less than 3.4
      Rank no. 17 - the topmost project not accepted - was `increased funding for green energy research and development´. This had a BCR of about 10. Rank no. 18 was improved family planning to reduce population growth. This had a BCR of 90-150.
      So, the ranking does NOT follow BCRs. Especially remarkable is the low rank given to family planning. No sensible explanation is given for this. It seems the expert panel just does not like family planning.
      See more on www.Lomborg-errrors.dk/CopCons2012.htm

    2. CommentedNatalia Ciausova

      The author repeats all the same mistakes that caused huge ineffectiveness of the international aid. Stop sending food to the developing countries! It kills their own ability to sustain themselves. Instead, offer education, new technologies and employment opportunities.

      High death rates are inevitable in countries with high birth rates. Focus on birth control through education! Teach them financial management instead of handing out donations.

      Who helped Europe to survive the epidemics of plague and cholera? They had to take matters in their own hands and act responsibly. If aid continues in its current form, the epidemics in Africa will never stop, nor will the poverty! Acting responsibly is a key. Free aid is killing it. Local businesses have no chance to develop and prosper when billions of $$ in grants are being pumped into the countries.

      What is given free will never be valued, and people will never learn anything other than beg for more. The problem is that too many corrupt structures in the donor countries are feeding from the international aid and that keeps evil going.

    3. CommentedZsolt Hermann

      I agree that the first step should be elevating all human beings above the poverty line, to enable them to care for their own necessities.
      But beyond the necessities the next crucial step is global, integral education.
      Not education in the form we envisage it today or how we use the word "education".
      But a complex human education program that from the point of teaching people how to cater for their own every day necessities, also teaches them how to live life as a human being.
      Human life means a social, interconnected life, especially in our global, integral system today when each and every one of us is connected to everybody else on multiple levels, and we all depend on each other.
      Such a global, integral education would explain people the nature and conditions of this vast, natural, interconnected network we live in, how humans can fulfill a role in this network to promote the overall balance and harmony of the system, and based on such information we can all mutually build and sustain a better and more equal human system, which would also be closer to our necessities and resources than our present excessive, exploitative system which has no become unsustainable and self destructive.
      This education program naturally would not only concern the "developing world" but all of us.

    4. CommentedJ St. Clair

      "a $100 million annual increase in spending to develop a vaccine against HIV/AIDS"....which companies are benefiting from this and their tax returns....."for acute heart attacks to developing countries would cost just $200 million, and prevent 300,000 deaths."....same question...."to invest roughly $2 billion annually in research and development to increase agricultural output."..again...same question.....the way i see this is benefiting the same corporations/govt's/foundations/non-profits....and their respective tax return filings....all which include banking/financial access.....etc....personally...what i think are priorities....wherever these people are...they need to be allowed to grow their own food in their own area for themselves or their community....they need to build huts in the same area so that the young adults can move into their own place....in the same area...huts should fit 2/3 adults and 2 children..and enough land to grow outward as each family has their own families,etc......of course there needs to be a clubhouse/stage for community gatherings (no churches..keep religion in own home)...they need their own mini factories to make their own clothes, furniture, (aka household items), a clinic for health emergencies, musical instruments, educational toys for entertainment...self/community sufficient is best...after all there are only 16 hours a day to do something with....

    5. CommentedA. T.

      Our current approach to aid tends to prefer to target the bottom – how to lift those who need help to a point at which they no longer need help (and starting from those who need to be raised the furthest). That point, however, is arbitrary – it's relative to how well everyone else is doing. What if instead we focused on helping people reach a point at which they too can help others (starting from the people closest to reaching that point). The latter would snowball our ability to help in a way that the former would not.

      While meaning well, the 'un-smartness' of aid is mostly rooted in its focus on the relief of the greatest immediate suffering. But this is like the boy with his fingers in a dyke.

    Featured