5

¿Podemos salvar a Europa?

VIENA – En 2011, la crisis financiera y bancaria europea se agravó y pasó a ser una crisis de deuda soberana. Un problema que comenzó en Grecia terminó creando dudas sobre la viabilidad real del euro, e incluso de la misma Unión Europea. Un año después, esas dudas fundamentales no se han disipado.

Pero si uno compara la UE con los Estados Unidos o Japón (donde la deuda pública equivale al 200% del PIB), la mala imagen actual de la Unión no se justifica. De hecho, el nivel de empleo en el conjunto de la UE se mantiene alto, lo mismo que las tasas de ahorro privado. Además, la balanza comercial de la Unión con el resto del mundo está en equilibrio.