12

El otro treinta por ciento de los Estados Unidos

NEW HAVEN – El consumidor americano es una simple sombra de su  todopoderoso yo anterior. En el segundo trimestre de 2012, el consumo personal aumentó en los Estados Unidos sólo a una tasa anual del 1,5 por ciento en términos reales (ajustada según la inflación) y no fue una anomalía. Lamentablemente, sigue una tónica de debilidad que ha resultado evidente desde comienzos de 2008.

A lo largo de los dieciocho últimos trimestres, el aumento anualizado de la demanda de consumo real ha sido por término medio de tan sólo 0,7 por ciento, frente a un aumento tendencial de 3,6 por ciento en el decenio anterior al estallido de la crisis. Nunca había sido el consumo estadounidense tan flojo durante tanto tiempo.