Cómo combatir al terrorismo yihadí

26

NUEVA YORK – Las sociedades abiertas siempre corren peligro. Esto es particularmente válido para Estados Unidos y Europa hoy, como resultado de los atentados terroristas en París y otras partes, y la reacción de Estados Unidos y Europa, particularmente Francia.

Los terroristas yihadíes, como el Estado Islámico (ISIS) y Al Qaeda, han descubierto el talón de Aquiles de nuestras sociedades occidentales: el miedo a la muerte. Al alimentar ese miedo con ataques horrendos y videos macabros, los publicistas del ISIS lo despiertan y lo magnifican. Esto hace que personas que en otras circunstancias serían sensatas en sociedades hasta ahora abiertas pierdan la razón.


Los neurocientíficos han descubierto que la emoción es un componente esencial del razonamiento humano. Ese descubrimiento explica por qué el terrorismo yihadí plantea una amenaza tan potente para nuestras sociedades: el miedo a la muerte nos lleva a nosotros y a nuestros líderes a pensar –y por ende a actuar- de manera irracional.

La neurociencia no hace más que confirmar lo que viene demostrando hace rato la experiencia: cuando tenemos miedo por nuestra vida, las emociones se adueñan de nuestros pensamientos y acciones, y nos cuesta hacer juicios racionales. El miedo activa una parte más vieja y más primitiva del cerebro que la que formula y sostiene los valores abstractos y los principios de la sociedad abierta.